Qué dice la ciencia sobre el ser humano.

Para entender un aspecto concreto de la vida es fundamental entender el contexto, es decir, las circunstancias que rodean al hecho que queremos comprender. Por tanto, si queremos entender qué es realmente el ego, es necesario antes dibujar su marco para comprenderlo mejor.

A día de hoy, la física apunta a que el universo es multidimensional y el ser humano también. Esto ya lo podíamos encontrar en los textos antiguos, pero hoy tenemos a nuestra disposición diferentes leyes, teorías y experimentos para sustentar estas afirmaciones: como por ejemplo la famosa teoría de cuerdas o diversos experimentos como el realizado por los científicos del Blue Brain Project, quienes han descubierto estructuras en el cerebro con hasta once dimensiones.

Vibración, energía e información.

En esencia, todo es energía más información. A mayor vibración más energía e información, es decir, más cantidad de Hercios (ciclos por segundos). Aquello que vemos como materia sólida no es otra cosa que partículas vibrando a una determinada velocidad.

Existen diferentes dimensiones que se corresponden con las distintas frecuencias de vibración. Este es el contexto donde se mueve el ser humano. Somos seres multidimensionales y estamos formados por diferentes cuerpos. Entonces, ¿quién soy yo? Todo el mundo en algún momento de su vida se hace esta pregunta, a la cual le suele seguir la siguiente: ¿y para qué estoy aquí? Una pregunta que está relacionada con la misión que tenemos en la vida de la cual hablo en esta entrada.

No somos el cuerpo ni tampoco la mente. ¿Qué somos?

La mayoría de nosotros vivimos creyendo que somos el cuerpo, y en el mejor de los casos creemos que somos el cuerpo y la mente. ¿Realmente somos eso? Si analizamos más a fondo, parece que nuestra identidad está formada por un conjunto de pensamientos, emociones, creencias, vivencias, condicionamientos, comportamientos, etc. los cuales forman nuestra personalidad, que es realmente con la que nos identificamos. Este conjunto de aspectos podemos definirlo como el ego, pero… ¿somos el ego? ¿o somos algo más?

Podemos ahondar aún más y surgen preguntas del tipo: ¿cuál es nuestro origen?, ¿de dónde venimos?, ¿hacia dónde nos dirigimos?, ¿cuál es el motivo de nuestra existencia? y un largo etc. que tratan de acercarse a las comprensiones más profundas que un ser humano anhela conocer.

Desde tiempos remotos la humanidad ha tratado de dar respuesta a estas cuestiones a través de la filosofía, la religión, la ciencia… Al intentar explicar quiénes somos, muchas corrientes diferentes coinciden en algo, algo inherente que siempre ha estado ahí, que está más allá del pensamiento y del cuerpo. La mejor forma de explicar y dar sentido a todas estas cuestiones es a través de un cambio de paradigma, uno por el cual unifique las diferentes corrientes, de forma que todas convergen en una misma definición, la cual no sea excluyente con otras.

Algunas de las fuentes de conocimiento a las cuales podemos acogernos en busca de respuestas son la Sabiduría perenne de la Humanidad (los Upanishads, Zohar…) y por supuesto, también la ciencia. Nuevos hallazgos científicos sustentan lo que las tradiciones antiguas ya venían indicándonos: los seres humanos poseemos varios cuerpos. (Si te interesa conocer los cuerpos que conforman el ser humano puedes suscribirte y te avisare cuando suba información sobre ello.

¿Somos el ego o somos algo más?

La palabra persona, con la cual nos identificamos, es una palabra latina que a su vez proviene del griego prósopon, término cuya etimología significa personificar, actuar en nombre de alguien en el teatro.  Me gusta mucho esta definición porque si la analizamos con detenimiento, vemos que un actor es un personaje interpretando diferentes papeles a lo largo de su vida. Sin embargo, ninguno de esos papeles es realmente lo que es, solo son personajes momentáneos con una durabilidad en el tiempo.

Si algo es cambiante no es permanente, si ayer interpretaba o actuaba de una forma y ahora soy totalmente distinto, ¿alguna vez fui eso que creía ser? En ese momento creía que sí, pero si lo fuera porque ahora soy tan distinto, es como si ese personaje nunca hubiera existido, como si hubiera interpretado un papel en una película. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿soy entonces el personaje que creo ser ahora y con el cual me identifico? Entonces… ¿soy una persona o soy algo más?

Vivimos toda nuestra vida creyendo saber quiénes somos. Tenemos una identidad tan profundamente arraigada que nos cuesta tener una mentalidad abierta a nueva información, incluso aunque esta devenga contrastada o argumentada. Si nuestra creencia en algo es muy fuerte se resistirá incluso aunque la ciencia contradiga dicha creencia. Esto se debe al miedo, miedo a desmontar lo que creemos ser y enfrentar la verdad.

El condicionamiento social. ¿Qué es el ego?

Nos identificamos con un conjunto de conceptos sobre nosotros mismos: creencias, sesgos culturales, pensamientos, etc., una serie de parámetros que en su conjunto forman nuestra identidad. Conocer esta personalidad es el comienzo para poder vivir de otra forma. Cómo puedes cambiar algo si no conoces que es ese algo.

Este conjunto de aspectos que llamamos personalidad, el ego, define nuestros pensamientos, emociones, palabras y acciones. De alguna forma estamos programados para actuar de una determinada manera, de una forma que es reflejo de nuestro ego. Si queremos actuar de forma distinta, la gran mayoría de expertos nos dicen que debemos cambiar.

¿Qué se oculta tras el ego?

Cambiar, refinar nuestro ego, puede llevarnos a estar algo mejor con nosotros mismos, sin embargo, siempre estaremos interpretando un personaje. Yo te propongo que pruebes con lo siguiente: intenta desmontar las capas que forman tu ego y conoce lo que se oculta tras este.

Te puedo asegurar que no tienes que cambiar tu personalidad por otra, todas las personalidades tienen miedos y apegos, pero lo que está debajo de esa personalidad no es miedo. Lo que está debajo de esa personalidad es pura paz y felicidad, es lo que realmente tú eres y está oculto.

El primer paso para desvelar quién eres es conocer lo que no eres. ¿Y cómo sé quién soy realmente? te preguntarás. Comienza por observar las piezas de tu puzle interior, ese es el primer paso. Después, una vez que tengamos todas las piezas tendrás que ordenarlas para conseguir resultados satisfactorios en tu vida.

Si quieres comenzar a ordenar las piezas se tu puzle y trabajar en tu interior estoy a tu disposición aquí.

Aún recuerdo perfectamente cuando decidí dar ese primer paso y descubrir las piezas que conforman mi puzle interior. Este paso de conocerme a mí mismo me permitió conseguir resultados diferentes en mi vida. El foco de mi atención cambió de fuera hacia adentro.

¿Quieres conocer qué tipo de personalidad tienes?

Tú también puedes conocer quién eres realmente.

Todos llevamos varias máscaras a lo largo de nuestra vida y las usamos según la situación o persona que tenemos delante. Pero… ¿Quién se esconde detrás de cada máscara?

Descubre tu personalidad con este TEST gratuito.

Una vez realices el test me encantaría que me contaras: ¿Qué tipo de personalidad tienes?

¿Te sientes identificado con el resultado del test? ¿Tienes dudas sobre algún aspecto relacionado con tu personalidad?

Espero tu respuesta en los comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This